miércoles, 11 de julio de 2012

Julia Zanes


Las pinturas de Julia nos muestran un mundo onírico donde la naturaleza es omnipresente; flores, plantas, árboles frutales, agua, peces, pájaros, aves. Todo ello es el protagonista principal, pero sin estar desvinculado completamente del ser humano, que ocupa un lugar muy secundario, y no deja de ser una simple anécdota junto con algún castillo, edificio o interior como de cuento. Pero la que observa todo, organiza y se impone con todo su esplendor es una naturaleza desbordante que todo lo invade.






























































































Julia  fue a la escuela de arte de Chicago. Después del colegio, vivió y pintó en México, Nueva Orleans y Nueva Escocia y ahora reside en Saxtons River, Vermont.
Los colores son brillantes, el contenido narrativo vinculan el trabajo de la artista. Las pinturas de Julia empiezan con collage y pintura acrílica. Ella usa una variedad de fuentes para materiales de collage: piezas de goma bicromato, impresiones hechas por su madre, esperanza Zanes, una fotógrafa; sus propias fotografías digitales, impresión en papel de arroz o papel de grabado; y otros papeles decorativos como revestimientos de paredes, páginas del libro y papel de envolver. Después de adherir las piezas de collage con pintura acrílica, Julia pinta encima de la superficie con capas traslúcidas de colores acrílicos para crear la luminosidad y detalles de la obra terminada. Por último, añade capas delgadas de pintura de aceite para hacer los colores más ricos y la superficie brillante.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada