viernes, 20 de julio de 2012

Jacob Jordaens




Autorretrato con 22 años dentro del cuadro 
" Entre padres, hermanos y hermanas " de 1615


Jordaens, Jacob ( Amberes, 1593-1678 ). Pintor, dibujante y grabador flamenco. En 1607 entró como aprendiz en el taller de Adam van Noort, destacado pintor de figuras que había sido uno de los maestros de Rubens. En 1615 ingresó en el Gremio de San Lucas de Amberes como maestro pintor al temple y a la aguada. En 1616 data su primera obra firmada y fechada, La Adoración de los pastores (Metropolitan Museum of Art, Nueva York). Al año siguiente participó junto a Rubens,Van Dyck y todos los pintores relevantes de la ciudad en la serie de «Los misterios del Rosario» pintada para la iglesia dominica de San Pablo de Amberes. En 1628 Van Dyck, Rubens y él pintaron cuadros de altar para el nuevo templo de los agustinos; el de Jordaens es El martirio de santa Apolonia. En la década de 1620 presidió el Gremio, y está documentada la presencia de varios discípulos en su activo taller. En 1634 pintó uno de los arcos triunfales diseñados por Rubens para la entrada en Amberes al año siguiente del cardenal-infante don Fernando, nuevo gobernador de los Países Bajos españoles. En 1637 y 1638 co­laboró con Rubens en el ciclo decorativo destinado a la Torre de la Parada, un pabellón real de caza situado a las afueras de Madrid, siendo uno de los artistas que ejecutaron los lienzos grandes según los ­bocetos al óleo de Rubens. En junio de 1640 Gerbier escribió a Inglaterra afirmando que, muerto Rubens, Jordaens era el ­pintor más importante de los Países Bajos del Sur. El artista terminó para Felipe IV de España dos lienzos que Rubens había dejado inacabados, y en 1642 se le pagó por La Visitación, un cuadro de altar para la iglesia de Nuestra Señora de Rupelmonde. De 1644 es el contrato de una serie de cartones para tapices sobre proverbios, tejidos por artesanos de Bruselas y adquiridos por el archiduque Leopoldo Guillermo, gobernador de los Países Bajos españoles desde 1647. En 1648 Jordaens recibió de la reina Cristina de Suecia otro encargo de relieve, un ciclo de treinta y cinco pinturas para el castillo de Uppsala; más tarde el rey Carlos Gustavo X le pediría doce escenas de la Pasión de Cristo. En 1649 fue llamado por Constantijn Huygens para la decoración del nuevo palacio de los Orange, «Huis ten Bosch», próximo a La Haya; Jordaens pintó el lienzo más importante de todo el programa, El triunfo del príncipe Federico Enrique. Fue también en esos años cuando se le condenó a pagar una elevada multa por publicar escritos heréticos, primer testimonio documental de su protestantismo. Su esposa falleció en 1659 y fue enterrada en el cementerio protestante de Putte, pasada la frontera con la República de Holanda. No hay duda de que Jordaens y su familia llevaban muchos años siendo protestantes en secreto. El impuesto sobre la propiedad de 1659 revela que en esa época era muy rico, uno de los cuatrocientos ciudadanos más acaudalados de Amberes y el más pudiente de los pintores con gran diferencia. En 1669, cuando contaba setenta y seis años, le visitó el pintor hamburgués ­Matthias Scheits y lo encontró pintando «diligentemente»: afable y cordial, Jordaens le mostró su extensa colección de arte, que comprendía muchas obras de los maestros antiguos junto a las suyas. Murió el 18 de octubre de 1678, probablemente víctima de la peste que azotaba la ciudad. Su hija Elizabeth falleció el mismo día, y ambos recibieron sepultura junto a Catharina en el cementerio calvinista de Putte




TRES MÚSICOS AMBULANTES
1645 - 1650  óleo sobre tabla - 49 x 64 cm.


La frescura y el vigor del trazo es de unos pocos maestros




Tres músicos aparecen representados de busto. El primero toca una flauta, mientras los otros dos cantan al compás de una partitura que uno de ellos sostiene en sus manos.

La ejecución  abocetada  del trazo ponen  de relieve su carácter de estudio preliminar. Sin embargo, al no conocerse ninguna obra de Jordaens que empleara figuras similares, se dudó durante mucho tiempo de su autoría.

La factura muy suelta, la gran cantidad de materia en las pinceladas de las carnaciones y los fuertes toques blancos recuerdan la época juvenil de Van Dyck (1599 - 1641), quien también ha sido propuesto como autor.




























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada