miércoles, 15 de agosto de 2012

Hans Holbein el Joven ( IV )




Grande entre los grandes




Autorretrato 1542 - 1543 ( 32 x 26 cm. )

Hans Holbein el Joven  ( Augsburgo, Alemania 1497 - Londres, entre el 7 de octubre y el 29 de noviembre de 1543 ) fue un artista e impresor alemán en el estilo llamado Renacimiento nórdico. Es conocido sobre todo como uno de los maestros del retrato del siglo XVI. También produjo arte religioso, sátira y propaganda reformista. Diseñó xilografías, vidrieras y piezas de joyería. Se le llama "el Joven" para diferenciarlo de su padre, Hans Holbein el Viejo, un dotado pintor de la escuela gótica tardía.

El arte de Holbein fue apreciado desde el principio de su carrera. Holbein también ha sido descrito como un gran "fuera de serie" de la historia del arte, puesto que no fundó ninguna escuela. Holbein es  reconocido entre los grandes maestros retratistas. El arte de Holbein ha veces se ha llamado realista, puesto que dibujó y pintó con excepcional precisión. Sus retratos eran famosos en su época por el parecido que lograba; y ahora "se ven" a grandes figuras de la época, como Erasmo o Moro, a través de los ojos de Holbein. Holbein nunca quedaba satisfecho, sin embargo, con la apariencia externa. Incrustaba capas de simbolismo, alusiones y paradojas en su arte. Su retratística "permanece insuperada por la seguridad y la economía de medios, penetración en el personaje y un combinación de riqueza y pureza de estilo".




Desiderius Erasmus - 1523 - ( 76 x 51 cm. )

Holbein trabajó principalmente en Basilea de joven. Al principio pintó murales y obras religiosas y diseños para vidrieras y libros impresos. También pinto retratos ocasionalmente, destacando internacionalmente con retratos del humanista Desiderio Erasmo de Róterdam. Cuando la Reforma alcanzó Basilea, Holbein trabajó para clientes reformistas mientras continuaba sirviendo a patrones religiosos tradicionales. Su estilo gótico tardío fue enriquecido por las tendencias artísticas en Italia, Francia y los Países Bajos, así como por el Humanismo renacentista. El resultado fue una combinación estética única en sí misma.




Sir Tomás Moro - 1527  ( 74,9 x 60,3 cm. )

Holbein viajó a Inglaterra en 1526 en busca de trabajo, con una recomendación de Erasmo. Fue bienvenido en el círculo humanista de Tomás Moro, donde rápidamente alcanzó alta reputación. Después de regresar a Basilea durante cuatro años, reemprendió su carrera en Inglaterra en 1532. Esta vez trabajó para las dos fuentes de mecenazgo, Ana Bolena y Thomas Cromwell.





Enrique VIII  - 1537  ( 28 x 20 cm. )

En el año 1535, Enrique VIII lo nombró Pintor del Rey. En este cargo, produjo no sólo retratos y decoraciones festivas, sino también diseños de joyería, platería y otros objetos preciosos. Sus retratos de la familia real y los nobles son un recuerdo vívido de una corte brillante en los años trascendentales en los que el rey Enrique estaba afirmando su supremacía sobre la iglesia inglesa.



El mercader Georg Gisze

El Retrato del mercader Gisze es una pintura de Hans Holbein el Joven, actualmente en la Gemäldegalerie de Berlín, Alemania. Se trata de un óleo sobre madera con unas dimensiones de 96 centímetros de alto y 86 de ancho. Fue ejecutada en el año 1532. Es una de las obras maestras del autor y también del Renacimiento al Norte de los Alpes; es una de las obras más extraordinarias de todo el retrato alemán.




La persona retratada es el mercader alemán Georg Gisze (1497-1562), uno de los Giese, familia oriunda de Colonia que se trasladó en 1497 a Danzig (Gdansk). Pertenecía a la Liga hanseática. Desde el año 1522 trabajaba en el Stalhof, puesto de la Liga en Londres.

El comerciante de Danzig, Georg Gisze (o Giese) se muestra entre la parafernalia de su comercio: dinero, pluma, sello, tintero, balanzas, cajas, tijeras, llaves. Sobre una mesa cubierta con un paño - alfombra representa un jarrón de claveles, simbolizando quizás sus esponsales ( Gisze casado con Christine Krüger en Danzig en 1535 ).

Hay en este cuadro la monumentalidad del colorido italiano con el realismo en los detalles de la escuela flamenca



Holbein pintó este retrato grande al comienzo de su segundo período en Inglaterra en busca de trabajo, y puede servir de un evento virtuoso por sus dones en el retrato y la representación de objetos y texturas. Es la más suntuosa de su serie de retratos de principalmente comerciantes alemanes de la descubierta, un complejo de oficinas, almacenes y residencias en la orilla norte del Támesis, en Londres. Familiarizados con la reputación más amplia de Holbein, los comerciantes fueron rápidos en aprovechar su presencia en Londres.




Es probable que la obra fuera un encargo del propio Gisze. Lleva una compleja vestimenta y está rodeado de una serie de artículos alegóricos.  El mercader mira fríamente al espectador.




Holbein demuestra sus habilidades pictóricas de manera impresionante al representar las diferentes materias: el cristal transparente del jarrón, las plantas, la calidad táctil de las ropas, la alfombra. El reloj es un recordatorio del paso del tiempo y las flores cuando se marchitan indican la brevedad del la vida, mientras la fragilidad del vidrio indica que incluso las cosas más hermosas de la vida no duran para siempre.





El jarrón de vidrio con claveles, ramitas de romero, albahaca y alhelíes, son símbolo de las cualidades del sujeto: su amor incondicional, la fidelidad, la pureza y la modestia.




La pintura tiene una composición muy estudiada, con la mesa oblicua al espacio y la figura ligeramente vuelta al interior del cuadro, donde se amontonan una serie de objetos de manera aparentemente al azar.




Los objetos forman un auténtico bodegón, inspirado por la pintura alemana del siglo XV y la holandesa (Jan van Eyck o Hugo van der Goes) aunque sin su cálida luminosidad. la tabla, como se muestra en la parte inferior derecha de la pintura, donde hay objetos que sobresalen su borde, no es rectangular. Ciertos objetos sobre la mesa no están pintados planos a la superficie, y el vaso y la lata de dinero están colocados precariamente.





 También puede leerse la carta que tiene en la mano: «engelant the Erszamen/Jorgen gisze ton lunden/in mynem/broder tons handen».




Detalle del reloj y del sello




La identificación de Gisze es segura, pues viene en una inscripción latina en la parte superior, sobre la cabeza del retratado. La superposición del libro por la nota, o cartellino, fijado a la pared por el lacre, es una ilusión óptica, dada la mayor parte del libro.




Detalle de la nota




Las balanzas  inestables cuelgan del estante; y junto a él es el lema del Gisze inscrito: "Nulla sine merore voluptas" (no hay placer sin lamento), lo que implica una conexión simbólica con los valores morales. "El mundo aparentemente espléndido del comerciante rico Gisze es así de ninguna manera sólido y estable como parece a simple vista" 




La superficie, la imagen, aparece Super-realista; pero en una inspección más cercana vemos que contiene una serie de paradojas ópticas deliberadas. Las paredes, por ejemplo, no están en ángulo recto.



Detalle




Tipológicamente, Holbein asume dos tradiciones. Por un lado las representaciones italianas de san Jerónimo en su gabinete equipado con libros y otros atributos. Por otro lado, continúa las tradiciones de la pintura flamenca, pudiendo pensarse especialmente en Quentin Massys y su Retrato del cambista y su mujer (1514, Museo del Louvre, París).




Detalle



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada