domingo, 21 de octubre de 2012

Takahiro Matsuo





Nadar sumergido en un brillante mar de medusas sería una experiencia realmente hermosa. Pero, con acceso limitado a las profundidades del mar, esta instalación interactiva por Takahiro Matsuo podría considerarse una copia de seguridad a este tipo de encuentro real. El cuarto azul oscuro, un recordatorio de los abismos oceánicos, es un diseño perfectamente fluido en la que los espectadores pueden apreciar la belleza de estas fascinantes criaturas sin tener que correr el riesgo de una picadura de medusa. Matsuo trabajó en colaboración con el arquitecto Akihisa Hirata para definir esta experiencia espacial única, donde la exploración es a través de la luz, las proyecciones, la arquitectura y las interacciones humanas. Cuando los visitantes se acercan a las paredes, se mueven y caminan, el número y frecuencia de medusas aumenta y disminuye. Las formas orgánicas y la brillante paleta de azules crean un mundo surrealista, submarino, donde movimientos juguetones e interacciones con el espacio arquitectónico producen una comunicación tácita entre la obra y el participante. "Gracias a la arquitectura específica del espacio, es una experiencia inesperada similar a nadar entre un arrecife de coral".




















VIDEO








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada