miércoles, 22 de febrero de 2012

Lucio Anneo Séneca






La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.

No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, 
pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.

La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena 
que en cualquier cosa sobre la que se vierte.

El colmo de la infelicidad es temer algo, cuando ya nada se espera.

No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea.

No hay árbol recio ni consistente sino aquel que el viento azota con frecuencia.

Es rey quien nada teme, es rey quien nada desea; y todos podemos darnos ese reino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada