lunes, 20 de febrero de 2012

Antón Chejov






Cuando se sugieren muchos remedios para un solo mal, quiere decir que no se puede curar.

Las obras de arte se dividen en dos categorías: las que me gustan y las que no me gustan. 
No conozco ningún otro criterio.

Confieso que enterrar a algunas gentes constituye un gran placer.

Un perro hambriento sólo tiene fe en la carne.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada