miércoles, 15 de febrero de 2012

Kheper





Tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección pues representaba la vida. Los egipcios lo consideraban sagrado y lo relacionaban con la creación, la reproducción, la virilidad, la sabiduría, la renovación, la resurrección y la inmortalidad. Fue venerado por el pueblo como divinidad simbolizando al dios de la creación y confeccionado de mil formas diferentes. De hecho uno de los adornos más populares era la sortija de sello decorada con el símbolo del escarabajo. Pero ¿por qué el escarabajo?, ese animal tan sencillo que anda haciendo pelotas con el estiércol. 



Todo arranca de la manera que tuvieron los egipcios de observar a estos insectos tan abundantes en aquellas tierras y de las conclusiones que obtuvieron de su comportamiento. Pensaron que el hecho de acarrear bolas de estiércol por el suelo estaba relacionado con la manera en que el dios-sol hacia rodar el sol de un lado a otro del firmamento. Como el sol otorgaba el calor y la vida, llegaron a la conclusión de que los escarabajos eran símbolos de generación. De esta manera empezaron a fabricar amuletos donde se reproducía la figura del escarabajo con el deseo de alcanzar la fuerza del dios de la creación. Pero no quedó aquí el examen que hicieron de la conducta del escarabajo. 



. También se dieron cuenta de que estos insectos cavaban profundos agujeros en la tierra donde depositaban esas bolas de estiércol que transportaban. Pasado un tiempo descubrían que de esos agujeros salían nuevos escarabajos. Entonces pensaron que los escarabajos originales habían vuelto a nacer y les otorgaron el don de la inmortalidad. Así les asignaron a los escarabajos las propiedades simbólicas de la renovación y la resurrección eternas. 







Los fabricaban en todo tipo de materiales, desde las piedras duras hasta la blanda esteatita. Había amuletos hechos en madera, en barro, en loza vidriada en azul y verde imitando los colores metálicos de algunas especies de escarabajos, en oro, plata y bronce. 



Su emblema se grababa en monumentos o se pintaba en los sarcófagos tanto con las alas recogidas como extendidas. Se ofrecían como prendas de buena voluntad y amuletos de la buena suerte. En muchos de ellos se realizaban inscripciones o se grababan jeroglíficos. 






Tuvo mucha importancia en las ceremonias funerarias. Cuando los egipcios procedían a momificar un cuerpo colocaban en el lugar que habían estado las vísceras, y concretamente el corazón, una imagen o símbolo del escarabajo para proteger sus espíritus. 



Pensaban que las almas de los muertos eran supuestamente acosadas por innumerables peligros y esto facilitaría el tránsito en el "más allá". También se han encontrado en el pecho, muñecas y en los dedos de los cadáveres o simplemente en el puño cerrado de la mano. 







El escarabajo fascinaba los egipcios que no comprendían su modo de reproducción. Lo designarán como el que viene a la existencia por sí mismo, le atribuirán el poder del dios primordial y lo asimilarán al sol poderoso. 




El nombre del escarabajo, kheper, es un homónimo del verbo "venir a la existencia". La forma estilizada por el animal se confundirá con la del corazón, el asiento del pensamiento. En el espíritu de los egipcios. 



Tomarán en serio esta relación en el capítulo XXX del Libro de los muertos. Este capítulo pedía no testimoniar contra el difunto. 




El color negro del escarabajo también era el de la tierra fértil, el que hacía brotar la vida. Para los egipcios el color blanco estaba vinculado a la muerte. 











































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada