viernes, 20 de enero de 2012

Africa




África es el segundo continente del mundo por extensión territorial y de allí procedieron las especies de homínidos y antropoides que dieron lugar a los seres humanos y que se expandieron por el resto de continentes, hace cerca de 190.000 años. El continente del que nació la actual humanidad contiene una inapreciable riqueza cultural procedente de más de 3.000 grupos étnicos distintos, hacemos un recorrido por las tribus y pueblos. 




Mujer de la tribu Mwila en Haze, con su hijo albino
Las mujeres de la tribu Mwila son famosas por sus peinados que son muy significativos en su cultura. Las mujeres se untan el pelo con una pasta de color rojo, llamada oncula, que se hace con un tipo de piedra roja triturada, una mezcla de aceite, corteza de árbol triturada, estiércol seco de vaca y hierbas. Además adornan su peinado con perlas, conchas de cauri y hasta comida seca. Las mujeres Mwila también son famosas por sus collares, y para cada período de su vida le corresponde un tipo específico de collar. Las niñas llevan collares de color rojo fabricados con granos cubiertos de una mezcla especial de tierra. A partir de la adolescencia usan collares de color amarillo llamados Vikeka, y hechos con mimbre cubiertos de tierra que mantienen hasta su boda. Nunca se quitan sus collares y duermen con ellos puestos.





Adornos femeninos de la tribu Mursi



Alrededor de los cuellos de las mujeres casadas, de la tribu Hamer, se pueden ver estos "esente": torques de hierro forrados en cuero. Estos son regalos de compromiso, se usan toda la vida e indican la riqueza de su marido. Uno de los collares mas llamativos es el llamado "bignere" que también son anillos de hierro y cuero, pero con un extremo en forma de falo. Este collar sólo puede ser usado por la primera esposa y su status es el mayor dentro de las esposas Hamer, el resto de las esposas viven una vida muy dura ya que sobre ellas recae casi toda la carga de trabajo. 





Las mujeres de la tribus Surma se perforan los lóbulos de sus orejas y los agrandan todo lo que pueden poniéndose todo tipo de cosas en los agujeros practicados. Cuando ya están preparadas para el matrimonio es cuando se hacen un agujero en el labio para empezar a ponerse formas aplanadas en el interior del labio. 





La tribu Turkana habita en los territorios áridos del norte de Kenia, en la frontera con Sudán. Son pastores nómadas adaptados a un área casi totalmente desértica y están divididos en 28 clanes asociados cada uno de ellos a su ganadería. Los Turkana son polígamos, pero la alta dote de pago (30 a 50 cabezas de ganado, 30 a 50 camellos o 100 a 200 de ganado menor) para casarse significa, a menudo, que un hombre no puede hacerlo hasta que no haya heredado la ganadería de su padre al morir. 





Ella se llama Ana, vive en Hana, un enclave Mursi en el valle del Omo, en Etiopía. Las escarificaciones se las hizo al cumplir los 14 años y desde el año pasado se ha convertido al cristianismo, por eso lleva la cruz en el cuello. Su pueblo tiene sólo 300 personas, y esta foto está tomada justo en la entrada de su casa.




Una joven de la tribu Surma será hermosa si tiene un gran plato en los labios y si su cuerpo está cubierto de escarificaciones. Las escarificaciones se las hacen con espinas de acacia y a veces con hojas de afeitar. La deformación de los labios son una parte importante de la cultura Surma. El tamaño de los platos en los labios de las mujeres determina la cantidad de ganado que las jóvenes recibirán como dote al casarse. A veces el labio se rompe por la presión y este es un gran problema para la joven, porque los hombres lo consideran tan feo, que no será capaz de casarse con nadie de la tribu, aparte de con los ancianos o con personas enfermas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada