martes, 10 de septiembre de 2013

Miquel Saperas Auví - escritor, poeta





Giotto - San Francisco de Asís, sermón a los pájaros - fresco - ( entre 1291-1292 o 1297-1299 )






Fragmento de su libro Breviari d’amor ( Breviario de amor ) de una edición que poseo de 1939 -15 x 12 cm.

---------




Una vez había un hombre, un hombre que iba solo por el mundo, con su única compañía, enamorado fervorosamente de todos los paisajes: Hablaba con los pinos, con las flores, con el cielo y con la bruma azul de la lejanía, y mira si es chocante, se compenetraban perfectamente. Les explicaba todo el dolor de su soledad y no le compadecían, sino que le envidiaban porque su vida era más perfecta.

Le decían: - El silencio atesora la verdadera perfección.- Sólo precisaba observarles a ellos. El campo, el perfume, la serenidad y la transparencia, sólo palpitan en la exquisita dulzura del silencio.

Pero... ¡ caramba ! Aquel hombre pronto advirtió que los pájaros cantaban, que el mar ( y también el cielo, engañador ) tenían su melodía y que los perros se quejaban y - ¿ por qué no decirlo ? - ladraban a la luna. entonces comprendió que no solo es perfecto el silencio, sino que el alma necesita la palabra y que la armonía también es una perfección. y prosiguió su camino dispuesto a hallar en los hombres la perfección del silencio. 

Y aquel hombre encontró en la humanidad un silencio convertido en grito de amor, y ya no continuó solo su camino, sino acompañado de una felicidad insospechada.


-------------






Miquel Saperas Auví nació en Barcelona, el 4 de mayo de 1898. Fue Secretario de l'Orfeó Català y comenzó a escribir en revistas de barrio. Fue un poeta sentimental y muy prolífico. Publicó, además de numerosos libros en Prosa, lírica, de ensayos y de historia. Muy vinculado al barrio de gracia, era un miembro muy activo de los Lluïsos de Gràcia. Entre 1921 y 1923 dirigió uno de los más emblemáticas de las publicaciones de la vila, la palabra Gracienca, en el cual generalmente escribió bajo el seudónimo de maiquel. Es también conocido como un impulsor de la Fundación Jacint Verdaguer y la posterior asociación Amics de Verdaguer. Gestionó la legalización de los estatutos y ofreció su casa nueva en la calle Carre Nou nr. 40 como el sitio de las primeras reuniones.

Nacido en el seno de una familia humilde ―en un cuarto piso, en el número 7 de la plaza de la Virreina, donde vivió hasta que se trasladó en sus primeros años de matrimonio al hotelito de Juan Blancas 10, propiedad de la familia de su esposa―, ejerció de contable en varias empresas de Barcelona hasta que fue contratado como director comercial de la casa textil “Guillermo Raebel, S. A.”. Miquel Saperas dijo de sí mismo que era “gerente, cajero, contable de muchas compañías”. Y el prologuista de su libro Veredas y celajes comentaba que “… llegó a director de fábrica textil y pasó a regir empresas y negocios”. Este fue su medio de vida hasta su jubilación, ya que su vida de escritor nunca le reportó beneficios económicos.

Hombre modesto y dadivoso, de actitud bondadosa y elegante, Miquel Saperas falleció en Barcelona el 21 de junio de 1978. De su matrimonio con Ramona Puntí i Soler no dejó descendientes. El último de sus domicilios estuvo en el número 3 de Travessera de Dalt, un piso más acomodado, muy distinto de aquel otro tan amplio, del número 29 de la calle Tavern, que le recordaba los días de veladas literarias y conciertos de música. En él vivió sus últimos años en compañía de su hermana Elisa y de su esposa, que falleció en 1985 a los 92 años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario