jueves, 24 de mayo de 2012

Qajar


Pintura Qajar




La dinastía kayar ( también escrito Qajar, Qadjar o Qājār ) es un término comúnmente usado para describir Irán ( por entonces conocido como Persia ) bajo el gobierno de la familia real kayar, que gobernó en Irán desde 1794 hasta 1925. 




En 1794 la familia Kayar logró el pleno poder en Irán pues habían eliminado a todos sus rivales, incluyendo a Lotf Alí Kan, el último de la dinastía Zand, y habían reafirmado la soberanía persa sobre los anteriores territorios iraníes de Georgia y el Cáucaso. En 1796 Aga Muhammad Kan fue coronado formalmente como sah (emperador o rey). Fue sucedida por la Dinastía Pahlavi.




Pintura Real Persa, la Etapa Qajar,  corresponde al período de la dinastía Qajar (1785-1925) y permite revisar una de las etapas más significativas de la historia de lo que entonces era Persia. En varios países islámicos, la relación entre las estructuras religiosas y la libertad creadora de los artistas suele ser difícil. Pero la familia tribal de Qajar, que unificó y gobernó a Persia entre 1785 y 1925, logró establecer un puente único entre la tradición y el mundo moderno. 




Los artistas del largo reinado de los Qajar produjeron obras de gran interés e importancia, en varios sentidos. El imperio persa se convirtió así en la Meca de los creadores del mundo islámico. Pero, en pleno proceso de occidentalización, la dinastía Qajar decidió adherirse a los valores religiosos del Islam. Los gobernantes Qajar se ocuparon de que su aceptación de ciertos aspectos de la cultura occidental no pusiera en peligro los valores religiosos del país. 




Otro aspecto llamativo de la dinastía Qajar es la producción de obras figurativas, es decir, representaciones que buscan ser fieles a la realidad, una tendencia que no abunda en el arte islámico. ''Creo que la aparición del arte figurativo estuvo ligada al deseo de los Qajar de dominar por completo la región. Creían que, al documentar su vida y la de su familia, fortalecerían su posición dentro de la sociedad iraní''




El ascenso al poder de los Qajar fue bastante veloz. Cinco años después de salir de la prisión, el líder tribal Aga Muhammad Khan Qajar derrocó a la dinastía Zand y convirtió a los Qajar en gobernantes totales de Persia. Pero quizá el rasgo principal de la dinastía Qajar haya sido su mecenazgo artístico. 




Fatih Ali Shah se hizo famoso por estimular la creación poética y pictórica, además de reflotar la antigua tradición de la talla en relieve sobre piedra, algo que no se había hecho durante casi 1.000 años. 




Muchos historiadores del arte consideran que el período Qajar es uno de los más significativos del mundo islámico. 
El interés de la mayoría de las obras no es técnico, ya que las innovaciones son escasas en ese terreno, sino más bien la descripción obsesiva de los detalles




































No hay comentarios:

Publicar un comentario