jueves, 1 de marzo de 2012

Raymond Isidoro “ Picassiette “




El destino de ciertos individuos fuera de lo normal parece trazado desde la infancia.

Raymond Isidoro nació el 8 de septiembre de 1900 en una familia pobre. A pesar de que recobró la vista, ( metafóricamente )  no veía mucho más que su padre que tenía una tendencia a preferir el restaurante a la catedral.



Sin duda, usted conoce Chartres. Este es sin duda uno de los lugares más mágicos en Francia. Por supuesto, la catedral. Este es el lugar donde alrededor de 1900 pasó una cosa increíble. Esto es lo que más tarde contó el afortunado:
" Yo estaba ciego  cuando  era un niño, ( metafóricamente )  fue en la catedral cuando vi por primera vez en mi vida. Estaba oscuro, en un primer momento no vi mucho, y luego las vidrieras de la ... "



Desde la edad de trece años, se verá obligado a trabajar como aprendiz en la fundición de Chartres y luego en instituciones Teisset. Él vivirá con sus padres hasta 1924, cuando se casó con Adrienne Dousset , de once años mayor que él, que llega a su vida, flanqueada por sus tres mocosos.



En 1928 compró por 450 francos cuatro hectáreas de terreno que es donde construyó su casa.Muy pronto, los problemas de salud le obligó a abandonar su profesión. Luego fue contratado por la ciudad como peón y se le asigna un puesto en el cementerio.



En 1930 comenzó a construir su casa, tres habitaciones (cocina y dos dormitorios) que construyó el solo. 
Está rodeada por un pequeño jardín. 



Una vez más, el destino escoge a menudo por nosotros. Raymond se encontró algunas piezas de vajilla rota, y no pudo dejar de recogerlas. Al regresar a casa,  las puso en un rincón del jardín. Y finalmente decidió hacer un mosaico en la pared. Revivir lo que los hombres desechan, esto es lo que se convertiría en el objeto de su vida.



Todo fue sucediéndose. En primer lugar, los pisos, las paredes y el techo.Todo lo que digo: la radio, la cama, la máquina de coser, el lavabo, las macetas e incluso la estufa. Todo se convirtió en un mosaico. El  pasó toda su vida en reproducir de nuevo la vidriera que le dió la luz.



Él contó: " El Espíritu me dijo lo que debía hacer para mejorar la vida humana. Mucha gente podría hacer lo mismo, pero no: no se atreven. Mis manos me hicieron feliz, yo quería ser un ejemplo. "Afirmó estar guiado por una fuerza espiritual. 



Reproducción en el muro de catedrales francesas.
En la casa, los pocos lugares donde no había mosaicos, los pintó. 
Un fresco representa el Mont Saint-Michel ... que nunca ha visto. 



Al igual que muchos visionarios, su panteón está lleno de todo tipo de dioses, 
y también de animales que adora, perros, gatos, camellos, ciervos, etc ...



Los viajes que nunca realizó, los hizo con el espíritu, sin salir de casa. En 1956, compró una pequeña parcela de tierra adyacente a su casa donde construyó una capilla y la casa de verano.



Vista de la fachada y entrada



Patio interior



La capilla



La salita



La maquina de coser



Detalle de la fachada



El comedor y el aparador



El fogón



La cama



Jardín



 El 7 de septiembre de 1964, Raymond Isidoro pasó al otro mundo que había soñado toda su vida. En 1981, la ciudad de Chartres, compró la casa. En el año 1982, fue clasificado como monumento histórico .La casa hecha de un millar de piezas, no fue destruida ( en miles pedazos ). Se encuentra en Chartres en el nº 22 de la calle del Reposo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada