sábado, 12 de enero de 2013

Sandro Botticelli - Las tentaciones de Cristo- fresco





( clicar para ver a mayor tamaño )

Las tentaciones de Cristo es un fresco ( 345,5 x 555 cm. ) del pintor renacentista italiano Sandro Botticelli, 
ejecutado en 1480–1482 y en la Capilla Sixtina, Roma.

El 27 de octubre de 1480 Botticelli, junto con otros pintores florentinos, Domenico Ghirlandaio y Cosimo Rosselli, fue a Roma, donde había sido llamado como parte del proyecto de reconciliación entre Lorenzo de' Medici, el gobernante de facto de Florencia y el Papa Sixtus IV. Los florentinos comenzaron a trabajar en la Capilla Sixtina en la primavera de 1481, junto con Pietro Perugino, que ya estaba allí.

El tema de la decoración fue un paralelismo entre las historias de Moisés y de Cristo, como un signo de continuidad entre el antiguo y el Nuevo Testamento. Una continuidad entre la ley divina de las tablas y el mensaje de Jesús, quien, a su vez, eligió a Pedro ( el primer obispo de Roma ) como su sucesor: Finalmente, esto resultaría en una legitimación de los sucesores de éste, los papas de Roma.

Botticelli, ayudado por numerosos asistentes, pintó tres escenas. El 17 de febrero de 1482 fue renovado su contrato, incluyendo las otras escenas para completar la decoración de la capilla. Sin embargo, el 20 de febrero, murió su padre y regresó a Florencia, donde permaneció.


-------

La escena de las tentaciones de Cristo representa a tres episodios de los Evangelios, en paralelo con la escena en la pared opuesta, también por Botticelli, mostrando la pruebas de Moisés. La pintura tiene un friso con la inscripción (similar al fresco) diciendo TEMPTATIO IESU CHRISTI LATORIS EVANGELICAE LEGIS ("las tentaciones de Cristo, que trae la ley Evangélica").

Cristo aparece en la esquina superior izquierda, con el diablo disfrazado como un ermitaño, que le invita a convertir piedras en pan. En el centro, Botticelli pintó Cristo y el diablo sobre a la parte superior del frontón del templo, inspirado en el Hospital de Santo Spirito en Sassia en Roma: el diablo desafía a Jesús para saltar hacia abajo, prometiéndole que los Ángeles le salvarán. A la derecha, Cristo hace al diablo caer de una roca.




Jesús fue llevado por el Espíritu Santo al desierto para  caer en la tentación. Después de ayunar cuarenta días y cuarenta noches, sintió hambre. Se acercó el diablo disfrazado y dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.
A lo cual Él respondió: Escrito está: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”




Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso sobre el pináculo del Templo y le dijo: Si tú eres Hijo de Dios, arrojate, 
pues escrito está: “ Mandará  sus ángeles ”, y “ En sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra.”
Jesús le contestó: Escrito está también: “No tentarás al Señor tu Dios.”



El diablo lo llevo a lo alto de un monte y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto será tuyo, si postrado me adoras. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás y sólo a él servirás.”
El diablo entonces cayó al abismo, y vinieron ángeles y lo sirvieron.




detalle medio izquierda



detalle bajo izquierda



detalle bajo derecha ( clicar para ver a mayor tamaño )



( clicar para ver a mayor tamaño )

En el centro al fondo, muestra un rito de sacrificio, que ha sido identificado como el realizado por el hombre leproso que había sido sanado por Jesús. En primer término el sumo sacerdote simboliza a Moisés, que transmite la ley, y el joven simboliza a Cristo, quien, según el Evangelio, también fue sacrificado para salvar a la humanidad.



detalle paisaje izquierda



detalle paisaje derecha




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada