jueves, 19 de septiembre de 2013

Cacería de Leones - arte asirio, escultura





BAJORRELIEVE DE ASSURBANIPAL CAZANDO LEONES 

Anónimo Hacia 645 a.C. Alabastro yesoso British Museum, Londres. Procedente del Palacio de Assurbanipal en Nínive. Escultura asiria. Último periodo.

( aconsejo clicar las imágenes para ver a mayor tamaño )



Mesopotamia significa "entre ríos" y se identifica un antiguo y fértil territorio situado entre el Tigris y el Éufrates, en la zona que actualmente coincide con las tierras no desérticas de Irak y una parte limítrofe de Siria. En los albores de las civilizaciones al sur se localizó Babilonia, dividida a su vez en Acadia y  Sumeria, mientras que al norte de este territorio floreció el imperio de Asiria, al que dio nombre su capital, Assur, situada a orillas del Tigris. 



British Museum, Londres.

Fue en Nínive, destruida el año 612 a. C., donde los arqueólogos encontraron buena parte de sus cimientos de piedra y murallas, ruinas de sus palacios, un discreto conjunto de esculturas, inscripciones cuneiformes, restos de pintura y cerámica y, sobre todo, una gran colección de impresionantes relieves que recubrían los muros de sus edificios más notables. Entre ellos, se encuentra este conjunto que se conserva en el British Museum de Londres, donde muestra una fascinante escena de caza procedente del palacio de Assurbanipal (668-626 a. C.) 



Entre todos los conjuntos hallados por los arqueólogos, destacan los relieves murales procedentes del palacio levantado por Assurbanipal en Nínive, que representan una época de oro en este arte, con sorprendentes escenas de batallas y asedios de ciudades, los carros de combate victoriosos y los prisioneros, representaciones del ejército y de la vida placentera en el interior de los palacios, aunque las más expresivas y evolucionadas, por el alto grado de naturalismo que consiguen, son las escenas de cacerías, especialmente aquellas realizadas por un desconocido escultor que presenta al rey cazando leones.



El Rey Assurbanipal Hijo de Esarhaddon y Naqi'a-Zakutu, Assurbanipal fue el último gran rey de Asiria, donde reinó del 668 al 627 a. C., siendo uno de los pocos gobernantes de la antigüedad que sabía leer y escribir y citado en el bíblico Libro de Esdrás como Osnaper. Durante su reinado el imperio asirio no sólo alcanzó esplendor en su expansión militar, sino que también florecieron la cultura y las artes, siendo el promotor de la biblioteca de Nínive, donde se recogió toda la escritura cuneiforme de su tiempo, siendo la primera que organizó las tablillas de sus fondos de forma sistemática, con textos de poemas, astronomía y profecías. 



Assurbanipal derrotó a su hermano Shamash-shum-ukin, que se había coronado rey de Babilonia con el apoyo del sur de Mesopotamia y Egipto, y sometió al imperio Elamita, lo que favoreció un periodo de estabilidad en el que el rey acometió numerosas obras urbanas, entre ellas el suntuoso palacio real de Nínive, dotado de patios, salones y un templo, convirtiendo a la ciudad amurallada en la más importante del país. 



Este palacio acogería toda una serie de crónicas visuales plasmadas en sugestivos relieves tallados en alabastro, unas veces con el rey oficiando como sumo sacerdote, otras con escenas de guerra que contienen numerosos episodios de brutalidad, aunque también se incluye al rey disfrutando del descanso tras los combates, como en el célebre mural de "El reposo bajo la parra" (British Museum), destacando entre todos la vivacidad de las escenas de caza, una actividad que no dejaba de ser un entrenamiento para la guerra, pero que dejó notables ejemplos de un depurado arte animalista.




Parece que la tranquilidad de la vida palaciega no era demasiado atractiva para los soberanos asirios, que cuando no estaban dedicados a la guerra saciaban sus instintos bélicos en cacerías. Para ello se apresaban grupos de animales, como leones, antílopes o asnos salvajes, que después eran soltados en terrenos acordonados para que el rey pudiese cumplir el rito de la caza a pie o montado en su carro, convenientemente armado y acompañado por su guardia. 



Una elocuente cacería de leones está recogida en los frisos del palacio de Nínive, donde aparece Assurbanipal montado sobre bigas y cuádrigas, acompañado de sus servidores, dando muerte a los leones con lanzas y flechas. Otros acompañantes acosan a los animales portando fustas a caballo o disparando con arcos, recogiendo un panorama en el que los leones huyen, se agitan, sufren, se revuelven al ser alcanzados por las flechas y agonizan rugiendo. 



El tema sirve al escultor para plasmar un auténtico poema plástico de animales sufrientes cuyas dolorosas reacciones están captadas de la observación de la realidad, dando lugar a todo un muestrario de posturas y reacciones llenas de movimiento y extraordinario realismo, con los animales diseminados por una escueta recreación del espacio que parece no tener límites y en el que se desarrolla con fuerza dramática la unidad temática de la cacería, un motivo cuya finalidad es ensalzar la figura del rey, poderoso, valeroso y siempre victorioso, a través de una técnica de labrado impecable, llena de precisión y detallismo.



Entre los animales hay ejemplares sorprendentes, como el león moribundo, abatido tras atravesar una flecha su cabeza o la exquisita y mítica figura de la leona herida, que camina rugiendo de impotencia arrastrando las patas traseras que han quedado agarrotadas por dos flechas clavadas en la espina dorsal, una antológica imagen llena de naturalismo que no sólo coloca a su autor al mayor nivel del arte asirio, sino que forma parte del mejor arte animalista de todos los tiempos. 



Asurbanipal (a veces mencionado como Ashurbanipal o Assurbanipal), es famoso por ser uno de los pocos reyes de la antigüedad que sabía leer y escribir. Durante su reinado, la escultura asiria alcanzó su apogeo, lo cual se aprecia en los palacios de Nínive. Era conocido con diversos nombres, algunos textos latinos y medievales lo llaman Sardanapalus, los griegos lo conocían como Sardanapal, y en el Antiguo Testamento, es mencionado como Osnaper. 




( agradecimiento a J.M.Travieso por su descripción )

--------------


Arte asirio - varios





En el reinado de Asurbanipal, el esplendor asirio era evidente no sólo en su poderío militar, sino también en su cultura y las artes. Asurbanipal creó la biblioteca de Nínive, la cual fue la primera biblioteca que recogió y organizó el material de forma sistemática. En Nínive se recogió toda la literatura disponible en escritura cuneiforme en aquel entonces.Algunas tablillas de la biblioteca de Nínive conservan las versiones más completas del poema de Gilgamesh, en los lenguajes sumerio y acadio. Otras eran usadas como diccionarios sumerio-acadio, mientras que algunas contenían textos sobre astronomía y astrología. El juego más grande de tablillas se encuentra en el Museo Británico, en Londres. Se trata de textos "proféticos", que enseñaban a los escribas a interpretar el significado de lo que presenciaban.



Genio de la bendición - Dur Sharrukin



 Sirvientes de Dur Sharrukin ( ciudad amurallada ) - museo del Louvre



Louvre



Gilgamêsh o Gilgamés, héroe domesticando un león - fachada del palacio de Sargon II en Khorsabad ( Dur-Sharrukin ), 713-706 a.C.



Héroe domesticando un león - fachada del palacio de Sargon II en Khorsabad ( Dur-Sharrukin ), 713-706 a.C. - detalle



Sargon II y un dignatario



Sargon II y un dignatario - detalle



4 comentarios:

  1. muy bueno, yo lei sobre los asirios en la biblia que los describe como uno de los imperios mas despiadados de la historia. pero todo lo que sube cae nos dice dios.

    ResponderEliminar
  2. José Luis, gracias or compartir tu blog. Tiene mucha calidad y es agradabilísimo de leer. Aprendo mucho con el. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tu visita, compartir es lo que nos une.

      Eliminar