jueves, 28 de junio de 2012

Karl Böhm






Karl August Leopold Böhm ( Graz, 28 de agosto de 1894 - Salzburgo, 14 de agosto de 1981 ). 
Director de orquesta austriaco.

Kart Böhm nació en el seno de una familia acomodada. Si bien desde sus primeros años la música fue su verdadera vocación, siguiendo los deseos de su padre, estudió inicialmente derecho, obteniendo el doctorado en dicha materia.  Los músicos alemanes no se dirigían a él como “Herr Generalmusikdirektor”, si no como “Herr Doktor”.
Estudió música en el conservatorio de Graz y teoría de la música, en Viena, con Eusebius Mandyczewski, gran amigo de Johannes Brahms y fue también discípulo de Karl Muck, que había sido un excelente y exigente director de la Orquesta Filarmónica de Viena. Estos dos maestros le introdujeron en el mundo del sonido de Wagner y de Brahms, si bien Böhm encontró más tarde por sí mismo otros caminos, fundamentalmente el de Mozart.
 En 1921  fue contratado por Bruno Walter para trabajar en la Ópera Estatal de Baviera. En Múnich se desempeñó bajo la tutela de Walter, primero como cuarto director debutante, encargado del coro, pero en pocos años llegó a primer director. Posteriormente, en 1927 fue contratado por la Orquesta de Darmstadt. En 1931 fue contratado por la Orquesta de Hamburgo, donde entró en contacto con Richard Strauss, cuyas óperas ya había dirigido en Munich y Darmstadt.
La situación de las orquestas en Alemania, tras la llegada al poder del Partido Nazi, se podía considerar como caótica, como consecuencia del abandono del país por parte de sus directores, ante la alternativa a tener que afrontar discriminaciones de carácter político o racial. Tras el abandono del país, por estas razones, de Fritz Busch, Böhm fue llamado para sustituirle en la dirección de la Ópera de Dresde, entonces segunda en importancia de Alemania, tras la de Berlín. En ella dirigió varias orquestas, pero fundamentalmente la Staatskapelle, titular del teatro. Permaneció en el cargo cerca de nueve años y fue durante este tiempo cuando desarrolló su profunda amistad y colaboración con Richard Strauss, del que estrenó muchas de sus obras y del que ha sido considerado un extraordinario intérprete.





En 1943 fue elegido Director Musical de la Staatoper, que a pesar de la guerra y por motivos propagandísticos del régimen nazi, continuó ofreciendo sus temporadas de ópera. En 1951 obtuvo la dirección de la programación de ópera alemana del Teatro Colón de Buenos Aires, en aquella época uno de los más ricos y prestigiosos del mundo. Allí permaneció hasta 1953, preparándose así para retomar su antiguo cargo en Viena, mientras duraba la reconstrucción del teatro.
En 1954 reinauguró la Ópera de Viena, que dirigió hasta 1956, año en que la abandonó, para consagrarse a su carrera internacional como director de orquesta. Considerado universalmente como uno de los mejores directores del mundo, de su época, entre 1962 y 1976 actuó regularmente en diferentes producciones del Festival de Bayreuth. De esta colaboración quedan varias grabaciones importantes del repertorio wagneriano, como Tristan e Isolda (1966), El holandés errante (1971) y El Anillo del Nibelungo (1966-1967).
A lo largo de su dilatada carrera, y a parte de las ya mencionadas, dirigió en las principales salas de ópera y de concierto de todo el mundo, a las más prestigiosas orquestas, tales como las Filarmónicas de Berlín y de Viena, la Orquesta Sinfónica de Londres y dirigió regularmente en el Festival de Salzburgo. Su repertorio abarcó una amplia gama de autores tales como Wagner Brahms, Bruckner, Schubert, Beethoven, Mozart, Richard Strauss, Berg y Schönberg, entre otros.
Se considera a Böhm como un claro simpatizante del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, si bien no parece que nunca llegara a ser miembro del mismo. Lo que sí es cierto es que al comienzo de la anexión de Austria por Hitler, hizo el saludo nazi durante un concierto con la Filarmónica de Viena, paradójicamente violando las propias reglas Nazis sobre los lugares en donde procedía llevar a cabo tal manifestación. Al parecer y tras el referéndum, controlado por los nazis para justificar la anexión, Böhm declaró que “cualquiera que no apruebe en un cien por ciento esta acción de nuestro Führer, no merece llevar el honorable nombre de alemán”.
A lo largo de su vida se le tributaron numerosos honores, entre otros el haber sido nombrado, en 1964, el primer Generalmusikdirector de Austria. Se mantuvo activo hasta pocos años antes de su muerte, dedicando la última parte de su vida a profundizar en el gran repertorio de la música alemana, con predilección por Mozart y Beethoven, del que grabó la edición integral de sus sinfonías.


Lacrimosa del Requiem de Mozart.
Coro de la Ópera de Viena y Orquesta Sinfónica de Viena

Estremecedora!











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada